Educación Física, asignatura pendiente

«¡Contamos Contigo!» era el pegadizo lema de la campaña destinada a promover la práctica del deporte en la España de finales de los años sesenta. Dirigida por un joven Juan Antonio Samaranch, su objetivo era despertar la conciencia deportiva de la población. Pero el programa se enfrentaba a una tarea inmensa ya que existía una gran escasez de medios materiales y humanos para llevarlo a la práctica.

La Constitución de 1978 encarga a los poderes públicos fomentar la educación sanitaria, la educación física y el deporte y atribuye la promoción de éste a las Comunidades Autónomas. Se crea la licenciatura de Educación Física y la asignatura se incluye en el sistema educativo: Colegios, Institutos y Universidades (Ley General de la Cultura Física y del Deporte 1980 y Ley 10/19990, de 15 de octubre). Ciudades y pueblos dan prioridad en sus presupuestos a la construcción de infraestructuras que posibilitan la práctica de una gran variedad de disciplinas deportivas.

Desde aquellos años hasta hoy la mejora de España en el ámbito deportivo es indudable. Basta con echar un vistazo a los éxitos de nuestros deportistas en competiciones internacionales: fútbol, tenis, motociclismo, fórmula 1, baloncesto, balonmano, golf, etc. Cada logro nos llena de alegría, el himno español suena fuera de nuestras fronteras y los nombres de nuestros deportistas se conocen en los lugares más recónditos del planeta. Además, España sigue comprometida con el espíritu olímpico, este verano, en Londres, animaremos a nuestros atletas para que consigan subir al podio y celebraremos el vigésimo aniversario de Barcelona 92 con la ilusión de volver a ser sede olímpica en Madrid 2020.

Los esfuerzos realizados en fomentar el deporte de competición deben continuar al tiempo que se promueve y facilita la práctica del deporte en general. La comunidad científica reconoce unánimemente los beneficios que la actividad deportiva aporta a la salud, a la educación y a la formación integral de las personas, especialmente durante la niñez y adolescencia. Por ello, es necesario que se le reserve un espacio fundamental en el proceso educativo de niños y jóvenes. Los años escolares son cruciales para la creación de estilos de vida activa y saludables.

Hoy en día, la sociedad española se enfrenta a un importante aumento del sedentarismo y de la obesidad que afecta especialmente a los más jóvenes y conlleva graves problemas sanitarios y educativos (Consejo Superior de Deportes www.csd.gob.es/). El gasto de energía en las edades infantiles ha disminuido: una mayoría de los escolares no acuden a sus centros andando; el juego con movimiento, tan habitual y prolongado en épocas menos desarrolladas, se ha reducido al mínimo, incluso durante los recreos, y especialmente, entre los alumnos de Secundaria (más acusado aún en el sexo femenino); muchas de las actividades extraescolares no conllevan gasto de calorías; y, en definitiva, se sigue priorizando el modelo clásico: escuela-casa-deberes-escuela. A esto hay que sumar el tiempo que los niños españoles pasan diariamente viendo la televisión: dos horas y media; y el tiempo que dedican a jugar con videojuegos o conectados a Internet, una media hora adicional.

La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO www.seedo.es ) alerta de la tendencia al alza de la obesidad infantil: 44,5% de los niños españoles padece exceso de peso; esta patología no se ha sabido frenar ni revertir en los últimos quince años. España se sitúa a la cabeza de Europa en obesidad infantil, sólo superada por Italia y Chipre (datos de la última investigación europea en este campo: el estudio IDEFICS). La obesidad se inicia cada vez más frecuentemente en la infancia. La prevalencia de la obesidad entre los 2 y los 24 años se estima en un 13,9%. Así por encima de valores de sobrepeso encontraríamos al 26,3% de la población infantil y juvenil. (Datos Fundación Thao)

Los especialistas en salud y medicina preventiva insisten en la necesidad de unir a una dieta sana la práctica del deporte de manera habitual y eso desde los primeros años de vida. Para ello, los profesionales de Educación Física coinciden en afirmar que esta materia ha de disponer de un espacio en la rutina diaria de los escolares. Porque el deporte no solo es bueno para la salud física sino también para la salud mental del alumno: aporta mayor confianza en sí mismo, mejora la manera de relacionarse con los demás, ayuda a eliminar tensiones, enseña a tener y asumir responsabilidades valorando el esfuerzo propio y ajeno, y prepara psicológicamente para rechazar conductas de riesgo o autodestructivas en la edad adulta.

La recurrente excusa de  falta de tiempo para dedicar al deporte en los colegios e institutos no implica que España ocupe un importante lugar en otras materias cuando se compara con otros países en los foros internacionales. Así se recoge en los distintos informes Pisa (www.pisa.oecd.org ) donde ocupamos el puesto 18 en Lectura (año 2000); puesto 23 en Matemáticas (año 2003); y puesto 23 en Ciencias (año 2006); puesto 26 en Lectura (año 2009) ¿Y si pensáramos que el deporte ayuda a mejorar el rendimiento en lugar de quitar tiempo?…

Existe un importante debate entorno a cómo reorganizar horario y calendario escolares. El objetivo de las instituciones educativas no puede limitarse a la mera enseñanza de contenidos sino que debe ir más allá consiguiendo el desarrollo integral del alumno. El deporte es sin duda una de las disciplinas más efectivas para cumplir este gran reto.

«Lo más importante del deporte no es ganar sino participar, porque lo esencial en la vida no es el éxito, sino esforzarse por conseguirlo».

                                                       Pierre de Coubertin (1863) Pedagogo francés, renovador de los Juegos Olímpicos

Rosa Zeda

Curso para padres: Primeros auxilios

Curso del Samur de primeros auxilios

por Cristina Contreras

En el marco  de la Escuela de padres, se ha propuesto este año, un curso de primeros auxilios impartido por el SAMUR, Primeras actitudes ante el niño  herido o enfermo que ha recibido muy buena acogida por parte de padres y alumnos.

A lo largo del curso escolar, el SAMUR ha dado varios cursos, dirigidos a profesores y alumnos de secundaria.

En el caso de los padres, se realizaron  dos sesiones. La primera, fue una sesión teórica en la sala verde, en la que se dio información sobre cómo y cuándo alertar a los servicios de emergencias,  primeros auxilios, qué actitudes tomar mientras esperamos a la ambulancia y comportamientos tanto activos como pasivos ante las distintas situaciones.

Los temas a tratar fueron seleccionados, por su frecuencia  en los niños, basándonos en la estadística del SAMUR e incluyeron:

  • Pérdida de conocimiento por traumatismo craneal
  • Lipotimia/ Cuadro vagal
  • Hipoglucemias
  • Crisis convulsivas / Crisis epilépticas
  • Hemorragias buco/nasales
  • Caídas y golpes: contusiones, heridas, luxaciones y fracturas
  • Crisis de ansiedad
  • Intoxicación etílica
  • Intoxicación por cannabis

A esta sesión acudieron unas 70 personas, algunas de ellas, alumnos del colegio que querían ampliar  los contenidos del curso que ya habían recibido.

Fue muy dinámico y eminentemente práctico, intentando dejar en cada caso muy claro lo que se debe y lo que no se debe hacer, con un ponente muy ameno, Emilio Benito, enfermero y supervisor del SAMUR, a quien nos gustaría dar las gracias por su interés y dedicación.

Despertaron especial curiosidad e interés,  generando muchas preguntas, los temas de intoxicaciones etílicas y por cannabis, que fueron tratados con todo detalle. Al terminar esta sesión, las personas interesadas, unas 50, se apuntaron para la segunda parte del curso, que se realizó posteriormente en grupos reducidos, de 15 alumnos.

Esta segunda parte consistió en un curso práctico en el que se enseñó a cada alumno a realizar las técnicas siguientes:

  • Reanimación cardiopumonar básica (respiración boca a boca y masaje cardiaco)
  • Posición lateral de seguridad
  • Maniobra de Heimlich (que se utiliza en caso de atragantamiento)

Se trató de un curso personalizado, en el que cada alumno realizo prácticas con un muñeco en el suelo hasta adquirir una dinámica de lo que debía hacer, y en la que pasamos un buen rato tanto alumnos como profesores, en un ambiente muy distendido.

Aunque estas técnicas requieren un reciclaje periódico, también sabemos que en  los momentos en que son necesarias, se recuerda mucho más de lo esperado.

La rotativa

Maquetación, columnas, titulares… ese ha sido el lenguaje de nuestra clase de tecnología los últimos meses. Todo partió de la idea de José Antonio de participar en un concurso para elaborar un periódico digital, siendo periodistas y trabajando como tales gracias a las herramientas que nos ofrecía la plataforma.

Organizados por grupos hemos descubierto nuestro instinto periodístico, ha sido divertido, didáctico, práctico… a veces hasta complicado (cuadrar columnas, elegir contenidos, seleccionar imágenes…) y así, entre todos, nació LA ROTATIVA.

Hemos trabajado por primera vez como un verdadero grupo, el trabajo era de todos y para todos, aportando cada uno lo mejor que tenía: conocimientos tecnológicos, ideas, creatividad, cultura… además de fomentar valores como la tolerancia, el respeto y la colaboración. Ha sido un trabajo dentro y fuera del aula. Hemos hecho entrevistas a personas tan importantes como el director del departamento de Geografía de la UAM, además de tocar temas que nos conciernen a todos como el rastrillo de 4.º ESO, la copa colegial, nuevas tecnologías o la descargas con megaupload.

Os animo a todos a participar en un futuro en proyectos como este, para que saquéis lo mejor que tenéis y descubráis lo bueno que tienen los otros.

Gracias a José Antonio Gómez por habernos guiado a través de esta aventura, a todos mis compañeros por haber trabajado tan bien y a todas las personas que han colaborado y nos han apoyado en este proyecto, muchas gracias.

La Rotativa

Marisa Fernández Vidal 

alumna de 4.º B ESO

 

Bases del concurso Cuéntame un cuento

Concurso creativo promovido por la APA del Colegio Valdeluz Primera edición

PRESENTACIÓN

Cuéntame un cuento es un concurso promovido por la Asociación de Padres de Alumnos del Colegio Valdeluz, en colaboración con el profesorado del centro.

El concurso se convoca con periodicidad anual y con vocación de continuidad en años sucesivos.

OBJETIVOS

Los principales objetivos del concurso están en consonancia con las competencias a desarrollar en los alumnos/as de ESO y consisten en:

–      Mejorar las competencias lingüísticas a través de la expresión oral y escrita.

–      Fomentar la lectura.

–      Potenciar la creatividad.

–      Introducir las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la presentación de los cuentos.

–      Mejorar  la redacción y la presentación de trabajos.

PARTICIPANTES

El concurso se dirige a los alumnos del Primer Ciclo de Educación Secundaria Obligatoria y la participación podrá ser con carácter individual o en parejas.

DESCRIPCIÓN DEL CONCURSO

El concurso tendrá tres componentes fundamentales:

–      Redacción del cuento.

–      Ilustración del cuento.

–      Lectura pública del cuento.

Podrán tener cualquier temática, sin la necesidad de que se encuentre cerrado a ningún ámbito curricular y los participantes podrán contar con la orientación de un profesor del colegio. Si se produce esta circunstancia, en el propio documento presentado al concurso se hará constar la referencia del profesor-orientador.

FECHAS Y PLAZOS

Las fechas de los hitos significativos del concurso son las siguientes:

–      Convocatoria ………………………………  Diciembre

–      Inscripción ………………………………… Hasta el 15 de Enero

–      Entrega de los cuentos ……………………. Principios de Marzo

–      Presentación pública de los cuentos …….Finales de Marzo

–      Entrega de premios …………………..…… Abril

En cada convocatoria se concretarán las fechas de una forma más precisa.

Todo alumno o parejas de alumnos que deseen presentarse al concurso deberán comunicarlo durante los meses de Diciembre y Enero al Director de Estudios de su nivel educativo o a su tutor/a.

Se requerirá un número mínimo de cuatro participantes por etapa para que se realice el concurso.

PRESENTACIÓN DE LOS TRABAJOS

La extensión de los trabajos estará comprendida entre:

  1. Texto del cuento: un mínimo de 2 páginas y un máximo de 5 (sin contar con las ilustraciones).
  2. Ilustraciones: el cuento deberá complementarse con ilustraciones originales, creadas por el/la alumno/a y relacionadas con el cuento.

Las características formales del citado texto serán las siguientes:

–      Tipo de letra: Tipografía a elegir siempre que sea compatible con cualquier procesador de textos.

–      Tamaño de letra: 12 pt.

–      Interlineado: 1.

–      Las ilustraciones serán originales en el documento y se enviarán escaneadas y adjuntas al cuento en soporte informático.

Se presentará un ejemplar impreso en tamaño DIN-A4 y otro en soporte informático que será enviado a la dirección del APA: apa-vocalias@valdeluz.eu

CRITERIOS DE VALORACIÓN

Teniendo en cuenta los objetivos del concurso y los potenciales participantes a los que se dirige el mismo, los criterios de valoración serán los siguientes:

–      Creatividad.

–      Claridad en el planteamiento y en la presentación.

–      Redacción literaria del texto.

–      Ilustraciones; relación con el texto, originalidad y calidad artística.

–      Lectura pública del cuento: entonación, dicción, puesta en escena.

–      Maquetación (composición y legibilidad).

Se valorará negativamente cualquier plagio o copia de publicaciones anteriores, pudiendo llegar a la descalificación del trabajo. En esta línea, el jurado utilizará los operadores lógicos disponibles en Internet o cualquier otra herramienta para identificar en el trabajo contenido de otro autor.

JURADO

El jurado tendrá carácter mixto, estando compuesto por profesores del colegio y miembros de la APA. El número aproximado de miembros del jurado estará comprendido entre cuatro y ocho.

Si el número de cuentos presentados fuera superior a 10, habría una selección previa y pasarían a la lectura del cuento los 10 mejores.

PREMIOS

La entrega de premios se realizará en un acto académico con la presencia del Director del Colegio y el Presidente del APA. Este acto se puede hacer coincidir con los días de celebración de la fiesta colegial de San Agustín.

Los resultados finales se publicarán en el anuario escolar y en la revista de la APA. Los trabajos premiados se difundirán a través de las páginas Web del colegio y de la APA.

Los premios consistirán en:

–      1.º premio: Se reconocerá el mejor trabajo global: cuento, ilustración y lectura.

–      2.º premio: Se reconocerá el siguiente mejor trabajo de redacción, ilustración y presentación, destacando en dos de los tres aspectos.

–      3.º premio: Se reconocerá el siguiente mejor trabajo de redacción, ilustración y presentación, destacando en uno de los tres aspectos.

Los premios consistirán en un cheque-regalo para la adquisición de material deportivo, informático y electrónico, audiovisual o bibliográfico. Los importes de los premios serán los siguientes:

  • 1.º premio:              Ciento setenta y cinco euros (175 €)
  • 2.º premio:              Cien euros (100 €)
  • 3.º premio:              Setenta y cinco euros (75 €)

Si, excepcionalmente, la calidad de los trabajos fuera muy baja, los premios podrían quedar desiertos.

Los profesores-orientadores de los trabajos premiados recibirán un obsequio.

tuenti

Tuenti es una de las redes sociales más usadas actualmente por nuestros adolescentes en España, y es normal preguntarse sobre la seguridad dentro de esas redes y sobre las distintas aplicaciones o usos que se les puede dar.

Tuenti es una red social cerrada, esto quiere decir que necesitas que alguien que ya esté dentro te mande una invitación para poder entrar. En ella, cada usuario puede elegir el nivel de privatización que contenga su propio perfil; desde que todo incluyendo fotos, comentarios, aficiones, estados, etc… sea público para todo el mundo que lo quiera visitar, hasta que solo pueda ser visitado por los que elija como amigos, pasando por que pueda ser visitados por amigos de los amigos.

No admite el registro de niños menores de 14 años, aunque suele ser habitual que estos falsifiquen sus perfiles para entrar, en este caso, tuenti desactiva la cuenta y pide al dueño de la misma un comprobante de que su edad corresponde a la mínima establecida.

Los usos que más se dan dentro de esta red social son los de comunicarse y compartir cualquier clase de información con otras personas, bien sea por mensajes instantáneos (chat), comentarios en el perfil de la persona o mensajes privados que solo pueda ver la persona a la que lo mandes.

También es posible la subida de material audiovisual, desde fotos hasta videos. En este supuesto, debería controlarse más la seguridad sobre todo si son menores de edad; en caso de que el contenido de alguna foto sea inapropiado o no halla permiso de la persona que aparece en ella siempre puede denunciarse a la plataforma de tuenti y tienen obligación de investigarlo y eliminar la foto o documento; lo mismo ocurre con los perfiles falsos o de contenido poco apto.

Otra de las funciones que ofrece tuenti es la de la creación de eventos y de páginas, en los que no solo se incluyen a tus amigos, sino que son abiertas para toda la red (a no ser que el creador de dicha pagina o evento decida privatizarla) y donde la gente se une por compartir afición o pensamiento hacia algo.

En conclusión, tuenti es bueno siempre y cuando se utilice de forma segura, haciendo caso de sus métodos de privacidad, utilizándola para comunicarse con amigos y familiares y no para otros usos malintencionados, y no introduciendo datos personales que puedan ser robados ni falsificados, ya que la información que se sube a la red, es muy fácil de «hackear» y muy difícil de borrar.

Teresa Martínez

Un mal comienzo

Un mercedes 500 SEC de color negro circulaba por el parking. Se detuvo en la plaza número 37 de la segunda planta del amplio garaje. De la puerta del lujoso mercedes salió un hombre de unos 38 años de edad, moreno, bien vestido y con el maletín de cuero que caracteriza a los grandes hombres de negocios de los EEUU. Su nombre, Robert Simpson. Se dirigió hacia el ascensor de la planta. En aquel hombre se apreciaba un actitud vigilante y temerosa. Se le notaba intranquilo, con algún miedo o sospecha. Caminaba lento, como frenando su propio cuerpo, y en tensión.

La puerta del espacioso ascensor se abrió. Estaba vacío; se adentró en él y pulsó el botón que tenía impreso el número 29. Este se iluminó. Las puertas se cerraron y el ascensor comenzó a escalar por el Wessex Building. En la pantalla interior, sobre la botonera de la cabina, podían verse iluminados los números de los pisos por los que pasaba: 12, 13, 14… 26, 27, 28, 29. La cabina se detuvo. Se abrieron las puertas. Robert Simpson salió del ascensor y comenzó a caminar por un largo pasillo saludando a las personas con las que se cruzaba.

En su cara se leía una expresión totalmente distinta a la anterior. Era como si ahora se sintiera a salvo. Parecía un conejo que sintiéndose perseguido por el zorro, logra por fin adentrase en su madriguera.

Llegó al final del pasillo. Saludó a su secretaria que le miraba detrás de la mesa. Ella respondió con un saludo. Se adentró en la puerta que ponía:

ROBERT SIMPSON

DIRECTOR

Tras cruzar el umbral se dirigió a su mesa. Colgó la chaqueta en el perchero y se sentó. Un suspiro de alivio se escapó de su boca.

Pulsó el botón del interfono y se oyó:

—¿Sí, Mr. Simpson?

—Susan, ¿hay algo para mí?

—No, señor, solo un tal Mr. Barker que le está esperando.

—Dígale que pase, por favor.

—Muy bien, Mr. Simpson.

Un hombre de mediana edad y pelo cano se vislumbró debajo de la puerta. Avanzó por el despacho. Mr. Simpson se levantó, estrechó su mano y le invitó a sentarse.

—¿Qué desea Mr. Barkers…?

—Vengo a hablarle de un negocio… dijo mientras abría el maletín que habría puesto encima de la mesa.

—Y bien…, ¿de qué se trata?

Mr. Barker sacó un 45 con silenciador y le disparó en pleno corazón.

Se levantó y salió del despacho despidiéndose educadamente de Susan la secretaria…

Los títulos de créditos empezaron a pasar.

Arturo y Bea se besaron y apretaron sus manos entrelazadas, la película se adivinaba interesante…

Raúl Torres

Sensación de vivir «online»

Cuando éramos jóvenes —más jóvenes— no contábamos con las formas de comunicación que hoy pueden disfrutar nuestros hijos. Ni siquiera teníamos teléfonos móviles. Resulta del todo ocioso decir que Internet ha revolucionado nuestras vidas hasta límites insospechados y seguro que todavía nos tiene reservadas muchas sorpresas que no podemos ni imaginar. Ni que decir tiene que la combinación de Internet con los dispositivos móviles es el súmmum de la conectividad. Estar conectados con todos en todo lugar y en todo momento se ha convertido en una realidad cotidiana.

Lo que se hacía no hace muchos años era quedar con los amigos en un sitio determinado a una hora concreta para dar una vuelta y charlar o tomar algo. También había lugares de encuentro en las ciudades a los que se podía acudir sin haber quedado previamente con nadie y a ciertas horas era muy probable encontrar conocidos. Todo eso sigue siendo posible, obviamente, pero existen nuevos modos de comunicarse que son más cómodos, no exigen desplazarse, ni restringen la comunicación a una sola persona simultáneamente, como sucede con el teléfono convencional, y que ofrecen nuevas posibilidades, como los chats y las video-llamadas.

A pesar de que nuestros jóvenes tienen grandes medios a su alcance, el contacto directo sigue siendo preferible, porque nada iguala la riqueza comunicativa del cara a cara. El peligro del aislamiento existe y es un problema en algunos casos. También hay nuevas formas de abusos porque es más fácil localizar gente sin descubrirse. Sin embargo, la amenaza más directa que yo veo es la adicción al placer de sentirse «online».

Es verdaderamente subyugante estar registrado en un sistema por el que pueden llegarte mensajes instantáneos continuamente, además de otros tipos de información, como imágenes o vídeos. Esa posibilidad habría hecho mis delicias y las de mis amigos cuando teníamos quince o dieciséis años. Les pasa a nuestros hijos, pero ¡nos pasa también a nosotros mismos! Es posible estar manteniendo varias conversaciones simultáneas con distintas personas, mientras se escucha música o se juega una partida de ajedrez. Muchas de estas conversaciones son completamente insulsas o, como mínimo, se hacen muy informales, pero la cuestión es que nos mantienen comunicados con amigos y con personas que conocemos, nos mantienen enchufados al mundo… Por supuesto, también hay conversaciones sumamente interesantes, por ejemplo, cuando un joven espera la respuesta a un mensaje de amor…

Todo eso está muy bien. La tecnología puede ser muy buena, ya que ofrece múltiples oportunidades de hacer cosas interesantes. El problema viene cuando estar «online» se convierte en un estado permanente que interfiere con las demás actividades de la vida. Estar conectado significa, por ejemplo, que en cualquier momento puede llegar el mensaje que estamos esperando con tanta ansiedad. Esta disposición de espera permanente, justamente fundamentada en el hecho de que realmente los demás, los que están al otro lado de la red, probablemente estén tan conectados como nosotros, dificulta la concentración, lo cual es indiferente si estamos aburridos en casa una tarde lluviosa, pero resulta nefasto si de lo que se trata es de desarrollar actividades como el estudio.

Cuando uno de nuestros hijos se encuentra en una situación de ese tipo, en la que la mesa de estudio está contaminada por la presencia de algún dispositivo móvil —¡hay tantos…!—, nos entran ganas de quitárselos todos e incluso nos arrepentimos de haberlos puesto a su disposición. ¿Será la única solución desenchufar el «router wifi» y llevárnoslo al trabajo o guardarlo en el trastero? Es difícil saber qué hacer. Lo ideal es aprender a hacer un uso racional y controlado de estos medios, pero ¡es tan tentador comprobar si estará conectado ahora mismo ese amigo tan especial…! ¿Somos capaces nosotros mismos, los padres, de vivir desenganchados?

Antonio Ceballos

La Comunera. Una mujer rebelde

 

La Comunera es una novela histórica, magníficamente documentada, inspirada en la figura de María Pacheco. Una mujer, que como reza el subtitulo, fue una mujer rebelde.

Toti Martínez de Lezea recrea la vida María Pacheco, la hija de don Iñigo López de Mendoza (Marqués de Mondéjar y II Conde de Tendilla) y de Francisca Pacheco (hija de Juan de Pacheco, I Marqués de Villena). Entre los datos históricos que se conocen de ella se sabe que adoptó el apellido materno para diferenciarse de dos hermanas que llevaban el mismo nombre.

La novela comienza con la boda de María, cuando contaba quince años. A esta edad esta mujer hablaba griego, latín y tenía buenos conocimientos de Matemáticas, Geografía, Historia y Religión gracias a su padre, un humanista convencido de la necesidad de la cultura.

Se le concertó el matrimonio con un caballero toledano de rango inferior al suyo, un hidalgo, lo que provocó que le retirara la palabra a su padre durante un tiempo. A partir de este casamiento la vida de María cambiará, como cambiará la actitud hacia el esposo que desprecia, por un inmenso amor que se irá forjando a través de los años gracias al afecto y a la ternura que le profesará Juan de Padilla.

Esta preciosa historia de amor sirve de hilo conductor para presentar la historia de las Comunidades castellanas y su enfrentamiento con el rey Carlos I, en una España políticamente convulsa.

La historia oficial retrata a María Pacheco como una persona ambiciosa, que empuja a su marido a enfrentarse al Rey y que prácticamente quiere ser Reina de Castilla.

Martínez de Lezea intenta en esta novela limpiar el nombre de una mujer enamorada e idealista que compartió con su esposo además de amor una ideología política.

La obra concluye con la muerte de María Pacheco, abandonada y condenada a muerte por Carlos I, que nunca la indultó. Muere joven, con tan sólo treinta y cuatro años, y enferma, únicamente asistida por unos cuantos sirvientes.

La Comunera incluye, además de una completa bibliografía con referencias para estudiar y conocer la historia de los comuneros, una cronología para situar al lector en el momento histórico.

Esta obra, además de entretener y documentar, incita al lector a explorar en la historia y conocer los entresijos de un movimiento en el que intervinieron hidalgos y artesanos intentando conseguir unas medidas políticas y económicas más justas por parte de la corona.

Biografía

Toti Martínez de Lezea (www.martinezdelezea.com/index.php) nació en Vitoria-Gasteiz en 1949 y ahora vive en Larrabetzu un pequeño pueblo vizcaíno.

Comenzó su andadura profesional compaginando su trabajo como traductora técnica con el teatro y la televisión. Entre 1983 y 1992 fundo dos grupos de teatro y escribió, dirigió y realizó más de mil programas para niños y jóvenes.

Según ella misma ha confesado empezó a escribir porque un amigo le dijo que no era capaz de escribir un libro, unos guiones sí, pero una novela no. El hecho de que escriba novelas históricas se debe a su gran pasión por la historia heredada de su padre.

Irrumpió en el mundo editorial con su primera novela, La calle de la judería. Tras ella siguieron Las torres de Sancho (1999), La herbolaria (2000), Señor de la guerra (2001), La abadesa (2002), Los hijos de Ogaiz (2002) y La voz de Lug (2003), Leyendas de Eskal-Herria y una novela juvenil, El mensajero del rey.

Toti Martínez de Lezea ha sido distinguida con el Premio Euskadi de Plata en 2002, por el libro más vendido en la Feria de San Sebastián. Un año más tarde consiguió el Premio Pluma de Plata por ser la autora más premiada en la Feria del Libro de Bilbao.