Categoría: Actividades culturales

Primer concurso de Microrrelatos

Raton1

Los siguientes textos ganadores  (del segundo y tercer premio) fueron redactados durante una clase del colegio el día 19 de abrí de 2013. Los participantes dispusieron de una hora para crear un microcuento que no podía superar las cien palabras. Entre ellas debían utilizar obligatoriamente: “ratón”, “Cervantes” y “fiestas del colegio”. Los primeros premios serán publicados en el anuario del colegio

Enhorabuena a los autores de los microrrelatos.

Segundo Premio Primer Ciclo de Secundaria: El malvado ratón y las fiestas del Colegio Cervantes de Álvaro Gómez Garrosa (1º de E.S.O.).

Tercer Premio Primer Ciclo de Secundaria: Ojos de ratón de Talania Teixeiro Pérez (1.º de E.S.O.).

Segundo Premio Segundo Ciclo de Secundaria: Una casa de piedra de Guillermo Solana (4.º de E.S.O.).

Tercer Premio Segundo Ciclo de Secundaria: Noches en el hospital de M.ª Rosa Viceira Pérez-Piaya (4.º de E.S.O.).

Ilusiones, fantasía y valores

2012_12_23_libro
Los libros son espejos:

solo se ve en ellos lo que uno ya lleva dentro.

Carlos Ruiz Zafón

El relato corto, al margen de su función lúdica y estética, se ha utilizado frecuentemente como vehículo de ideas abstractas por sus especiales características de sencillez, concreción y brevedad. Sencillez porque se maneja un número limitado de personajes, que además desarrollan un perfil centrado en una o dos de sus características. Lo que ayuda a concentrarnos en un asunto único y permite, a su vez, llegar al desenlace de un modo relativamente rápido sin entretenernos por las ramas.

Eso significa que se dejan de lado muchos detalles que no afectan a la trama principal, y esas ausencias suelen dar la sensación de vacío en el tejido hilvanado de las ideas porque nos gusta «dejar los cabos bien atados». Ya tenemos el ingrediente principal para desatar la fantasía de los lectores a través de un montón de preguntas con multitud de respuestas posibles. Esas preguntas que nos hacemos y sus respuestas forman un conjunto único que detalla la historia y, a veces, la prolonga hasta donde nuestras inquietudes y nuestra curiosidad nos quieran llevar.

Si alguna vez os ha llamado la atención de que vuestros hijos os hagan un montón de preguntas después de leer juntos un cuento, ya tenéis la respuesta: echan en falta muchos detalles intencionadamente escamoteados de la historieta. Los adultos no solemos fijarnos en ellos porque lo leído y lo vivido permite a nuestro cerebro rellenar automáticamente los huecos mediante un cálculo complejo de probabilidades, dando por sentadas muchas cosas basadas en la experiencia de cada cual.

Y si al final no son capaces de rellenar los detalles que echan de menos, perderán el interés por lo que han leído y no les dejará huella. Es fundamental atender satisfactoriamente el diálogo intenso a que nos someten, para que no pierdan la ilusión despertada hasta que sean capaces de «quedarse con el meollo» del trasfondo del cuento y aprecien los valores éticos o «la moraleja» que hay detrás.

Por eso es tan útil emplear el cuento para mantener y desarrollar los tres aspectos que hemos tratado, pero hay que programarlo cuidadosamente aunque desde fuera tenga que verse como «el juego de contar cuentos». En la actividad extraescolar de Animación a la lectura se seleccionan los cuentos para mantener la ilusión de los niños, relacionando los temas con sus propios intereses y gustos; se utiliza el recurso del teatro para que se sientan protagonistas y puedan personalizar los detalles que echan en falta en el cuento leído; y se cuidan los valores que se transmiten, potenciando la colaboración en equipo y evitando los prejuicios y las descalificaciones.

Este curso empezamos con los deseos de los cuentos de «La caja de música» y, por supuesto, pedimos nuestro deseo: ir a la feria del Barrio del Pilar. Allí nos encontramos con Pupi comiendo dulces de algodón e inventamos un cuento en el que nos montamos en el tren de la bruja y después jugamos a buscar los seis anillos escondidos en «La casa encantada». Al salir de la casa nos encontramos con Hansel y Gretel y les acompañamos hasta la «La casita de chocolate», donde aprendimos a hacer tartas de chuches y confeti fijándonos en la bruja.2012_12_23_ricitos

Cuando logramos escaparnos, salimos corriendo hasta llegar a una linda casita, era «La casa de los tres Osos» y vimos a Ricitos de Oro tomándose la sopa del osito pequeño. Con «Mi maleta para jugar a Ricitos de Oro» nos divertimos creando nuestras propias historias, qué risas.

Aprovechando el día mundial del niño nos fuimos con el «Barredor de tristezas» del «Cuaderno de a bordo» de Edelvives, y le dimos un buen barrido a las tristezas que nos encontramos en nuestro viaje. Barriendo, barriendo, nos convertimos en hada madrina y conocimos a Cenicienta y a sus hermanas Potonga y Turula, más feas que un ogro, más malas que un dolor de muelas y más tontas que una calabaza.

2012_12_23_cuentos_de_navidadPara preparar la Navidad durante el adviento hemos disfrutado leyendo los siguientes Cuentos de Navidad del libro «Una historia para cada día de adviento»: «La primera Navidad», «El pequeño abeto», «Rodolfo, el reno» y «La cerillera». Con ellos recordamos que la grandeza de la Navidad está en el corazón de las personas que la viven con sinceridad.

Y por último, nos acercamos a la casita mágica donde vive Papá Noël. Allí le vimos jugando con sus duendes y a su gato descansando en el sofá después de que nos diese un paseo con su trineo y sus renos por todas las ciudades del mundo.

Como la Navidad es el tiempo más familiar de todo el año, en el que se recuerda lo que ha pasado y se comparten ilusiones venideras, os deseo unas Navidades de cuento en familia.

 Carmen Hurtado

La actividad de Animación a la lectura está dirigida por Carmen Hurtado y organizada por el A.P.A. del Colegio Valdeluz; lleva desarrollando su actividad cuatro años; y está orientada a los primeros lectores, que empiezan a descubrir parte del mundo a través de las letras que aprenden.

Educación Universitaria: hacia donde vamos

Durante los últimos años hemos asistido a la entrada de la tecnología en la enseñanza universitaria. Conceptos como entorno virtual, aula global, blended programs o pizarras digitales son hoy mucho mas habituales de lo que eran hace unos años.

En este momento, cualquier universidad en España proporciona contenidos online como los materiales que los estudiantes tiene a su disposición, foros de discusión o videos incluso algunas de ellas permiten a los estudiantes obtener títulos oficiales siguiendo los cursos desde su ordenador a distancia.

A pesar de esta avalancha de contenidos, novedades y plataformas no estaba claro, o por lo menos yo no lo tenía, de cual sería el futuro y de si estas tendencias se consolidarían.

Sin embargo, en los últimos meses el panorama ha cambiado fundamentalmente por la entrada de las grandes universidades en este tipo de contenidos y, lo que me parece más importante, por la gratuidad de los mismos. Dos plataformas se han convertido en los líderes de este tipo de contenidos edX  y coursera. Por un lado, edX reúne como fundadores a Harvard y MIT. Por el otro, coursera tiene 33 universidades de todo el mundo. Lo importante es que ambas plataformas, con algunas de las mejores universidades del mundo como partícipes, tienen la intención de poner a disposición de miles (millones) de estudiantes de todo el mundo cursos sobre distintas materias totalmente gratis.

A este tipo de cursos online se les conoce como MOOCs (Massive open online courses) mejor que contároslo es que veais este video de youtube que lo explica perfectamente.

¿Donde llegaremos? Esta pregunta no es fácil de responder. Por un lado, es evidente que lentamente las universidades irán sumando esfuerzos en esta dirección pero, por otro, no necesitamos que todas las universidades lo hagan, sólo queremos que lo hagan las buenas. Por otro lado, es evidente que estos cursos dejarán de ser totalmente gratuitos en algún momento.

En cualquier caso, la calidad de los cursos de estas plataformas y de alguna más que surja será suficiente para que todo el que quiera pueda aprender sobre cualquier materia.

Mikel Tapia

Catedrático de Finanzas

Vicerrector Universidad Carlos III de Madrid

Aventino, volvemos a la roma no vista

A mis alumnos, por las vigilias que nos han hecho disfrutar en Roma

Buenos días, ¿dispuestos a caminar? Bien, hoy nuestro recorrido no va a ser muy largo pero superinteresante; lo vamos a realizar por una parte de la colina del Aventino. Hay muchas interpretaciones del nombre Aventino: algunos consideran que viene de aves, las aves enviadas por Remo desde esta colina en la competición con su hermano Rómulo para decidir el lugar en el que surgiría Roma, otros de la palabra adventus, reunión, debida a las que se realizaban los plebeyos durante las celebraciones de Diana. Una antigua leyenda cuenta que el rey de Albalonga, Aventinus, fue enterrado allí después de haberle matado un rayo.

Durante la monarquía y la república el Aventino fue un barrio densamente poblado por la plebe de Roma. Aunque las antiguas murallas servianas incluyeron la colina en su interior, desde la época de Claudio se mantuvo fuera del pomerium, el área sagrada de la ciudad, tal vez por la presencia del Templo de Diana, sede de la Confederación latina. En 451 a. C. la plebe se refugió armada en el Aventino después de otro abuso del círculo de los decenviros, capitaneados por Apio Claudio, que había sido elegido para el proyecto de las Doce Tablas. La crisis política terminó con el suicido de Apio Claudio, la obtención de los derechos pretendidos y el regreso de la plebe a la ciudad. Fue asimismo el lugar de extrema resistencia de Cayo Graco y sus partidarios, y en época contemporánea, fueron llamados aventiniani los diputados italianos que en 1924 se negaron a regresar a la sala del Congreso para protestar por el asesinato de Matteoti.

En la antigüedad la colina tuvo una gran cantidad de templos: los del dios Mercurio, de Iuventas y de Diana; de Ceres, Liber y Libera, de Vertumnus, de Consus, de la Luna, de Júpiter Liber, de Libertas, de Flora y de Summanus. En el lugar donde se encuentra hoy la iglesia de Santa Prisca se cree que existía un edificio consagrado a Minerva, donde está hoy Santa Sabina, el templo de Juno Regina al que cada primavera subían en peregrinación las solteras romanas, y cerca de San Alejo el de Júpiter Dolichenus, cuyos restos arqueológicos, hallados en 1935, se encuentran en los Museos Capitolinos.

Convertido en la época entre la República y el Imperio en el lugar de residencias de lujo, en el Aventino surgieron las Termas de Suranas, las Decianas y las de Varo y Estilicón. Allí tuvieron casa Lucio Licinio Sura, constructor de estos balnearios y amigo de Trajano, el mismo emperador, los poetas Nevio y Ennio y el emperador Aulo Vitelio.

Por su lujo fue la zona de Roma que más sufrió el saqueo de los Godos de Alarico en 410 d. C. Después del saqueo el Aventino fue abandonado y se despobló hasta tal punto que  fue el lugar preferido por los monjes y religiosos como sede de cenobios o retiros en ermitas. En 537 fue el refugio del papa Silverio, acusado por Justiniano de conspirar con los Godos de Vitiges; en torno al año 1000 el emperador del Sacro Imperio Romano Otón III construyó su propia fortaleza, ya que se había establecido  en Roma en el desafortunado intento de aplicar la Renovatio imperii. Después de la época de los Otones, el castillo fue ocupado por la familia Savelli, entre los que se encontraba Cencio que fue elegido papa con el nombre de Honorio III; éste recibió, para aprobar sus ordenaciones, tanto a Domingo de Guzmán como a Francisco de Asís.

Aislado hasta finales del siglo XVIII el Aventino, se convirtió en un exclusivo barrio residencial donde lujosos edificios se mezclan con los edificios antiguos.

Después de situarnos en lo que ha sido y es el Aventino, vamos a ver cómo llegaremos. Una opción es ir caminando (se encuentra frente al Palatino) o tomar el metro hasta la estación de Circo Massimo (línea B).

Comenzamos nuestro recorrido de hoy, que no es muy largo, en la plaza de Ugo La Malfa, sobre la via del Circo Massimo, en ella se encuentra el monumento a Giuseppe Mazzini; subimos a la derecha de la plaza por una cuesta, via di Valle Murcia, donde se encuentra la Rosaleda Municipal, pasamos por el Clivo Publicii, que en 289 a. C. fue la primera calle pavimentada de Roma, después a la derecha está el Clivo Rocca Savelli, donde se supone estaba el templo de Ceres, Liber y Libera, erigido en 494 a. C. por el dictador Aulo Postumio.

Continuamos por via Santa Sabina, repitiendo el recorrido del vicus Armilustri, donde el ejército romano de vuelta de las campañas militares llevaba a cabo la purificación de las armas; vemos a la derecha el muro que delimita el Parque Savello, Jardín de los Naranjos, que perteneció al área del castillo, y restos de las torres y del puente elevadito, desde la terraza se disfruta de uno de los panoramas más bellos de Roma. Salimos del jardín y llegamos a la piazza Pietro d´Illiria y nos encontramos con la basílica de Santa Sabina.

San Pedro de Illiria fundó la iglesia y el convento de Santa Sabina en el año 425, durante el pontificado de Celestino I. La tradición cuenta que Sabina era una matrona de Avezzano que fue decapitada en el siglo tercero por haberse convertido al cristianismo por su esclava Serafia. El papa Sixto III (432-440) continuó las obras de construcción de la iglesia, que fue testigo del encarcelamiento del papa Silverio durante el periodo de Justiniano, de las luchas contra la herejía monofisita y, según la tradición, del comienzo de la procesión en contra de la plaga de 590, encabezada por el papa Gregorio Magno; durante la celebración apareció milagrosamente el arcángel Miguel  en lo alto del Mausoleo de Adriano, que para recordar el prodigio pasó a llamarse Castillo de Sant´Angelo. En el siglo XII Honorio III donó la iglesia a Domingo de Guzmán.

La parte lateral de la iglesia presenta un pórtico con arcos rematado por columnas y solapado por las ventanas de la nave lateral derecha. Las columnas originales del porche, de mármol negro, que se encuentran en los Museos Vaticanos, fueron sustituidas por la blancas actuales. Se entra a la iglesia por el vestíbulo, al fondo de éste se encuentra una estatua de Santa Rosa de Lima del siglo VXII. La entrada a la iglesia es por dos puertas de ciprés; la puerta mayor presenta 18 paneles en relieve que constituyen uno de los más importantes ejemplos de la escultura del siglo V, con una crucifixión que es la primera de la que se tiene noticia; cuando se restauró en 1836 alguien retocó el pasaje de Moisés huyendo de Egipto, dando al faraón el rostro de Napoleón. El interior es solemne y muy luminoso, de tres naves, divididas por veinticuatro columnas corintias acanaladas que sustentan arcos. Es de gran importancia el mosaico polícromo de la contrafachada: a los dos lados de la inscripción hay figuras femeninas, una sostiene el Antiguo Testamento y la otra el Nuevo Testamento. En la nave de la derecha, empotrada en la pared, hay una columna romana de las épocas más antiguas de la iglesia. En medio de la iglesia hay una losa funeraria de Muñoz de Zamora del siglo XVI, general de los dominicos, única en Roma por el retrato de mosaico. En el huerto del convento, Santo Domingo plantó un naranjo que trajo de España, que se considera el primero trasplantado en Italia; el actual, según la tradición, habría nacido milagrosamente sobre el otro. Podemos decir que los dominicos tienen dos de las iglesias más importantes de Roma, esta y santa Maria sopra Minerva.

Salimos de la iglesia y llegamos a la piazza di Sant´Alessio, donde surge la iglesia dedicada a los santos Bonifacio y Alessio; en la parte baja de la nave de la izquierda se encuentra el conjunto barroco de Sant´Alessio, asistido por los ángeles en el momento del fallecimiento, obra de madera y estuco de Bergondi; cuenta una leyenda del siglo V que Alessio era hijo de un patricio romano, partió como mendigante a Tierra Santa para evitar un matrimonio concertado por las familias y veinte años después regresa a Roma como mendigo, pero su familia no le reconoció; vivió como un mendigo debajo de la escalera de su casa familiar y sólo a punto de morir desveló al papa su identidad. La fachada de la iglesia, del XVIII, es obra de De Machis, a la derecha está el campanario del siglo XVIII, con cinco niveles. La iglesia tiene tres naves separadas por pilares decorados por parástades acanaladas y capiteles corintios; en el pavimento quedan restos de la decoración de estilo cosmati. En la nave de la derecha está la tumba de la princesa Eleonora Boncompagni Borghese (1695) obra de Fucigna. En el transepto derecho está la capilla construida por Carlos IV de España donde se encuentra un icono de la virgen del siglo XIII. La cripta, única románica en Roma, conserva las reliquias de Santo Tomás Becket y también hay una columna en la que se dice fue atado San Sebastián para el martirio.

Saliendo de la iglesia, retomamos via di Santa Sabina y llegamos a la piazza dei Cavalieri di Malta, delimitada por un lado por el muro de las propiedades de la orden y por muros decorados con tabernáculos y estelas con emblemas navales y religiosos; esta decoración urbana fue realizada por Giovanni Battista Piranesi entre 1764 y 1765. En la plaza está el portal de entrada al Priorato, en la que se encuentra el agujero de la cerradura desde el que se ve la cúpula de San Pedro: es la visión más sorprendente y más estética de la cúpula de Miguel Ángel.

Salimos por via San Anselmo, llegamos a piazza del Tempio di Diana para llegar a Santa Prisca.

La iglesia recuerda a la joven romana, hija de Aquila y Priscila, decapitada bajo el mandato del emperador Claudio en 41 a. C.; cuenta la tradición que en este lugar residieron San Pedro y San Pablo; éste, en su «Epístola a los Romanos» (16, 3-5), cuenta como en casa de Aquila existía una «ecclesia domestica», lugar de oración privada, típico en la época en que a los cristianos no se les permitía el culto en público; también se mencionan en «Los Hechos de los Apóstoles» (18,1-4). La iglesia fue titulus desde el siglo V. Tiene una fachada barroca, obra de Carlo Lombardi; el interior presenta tres naves, las antiguas columnas jónicas, que dividen las naves, están incorporadas en los pilares barrocos. En la capilla bautismal la fuente está sacada de un capitel de final del siglo II d. C. A pesar del contraste cronológico, según la tradición bautizó San Pedro a Prisca y a sus padres. El retablo tiene una pintura que representa a San Pedro bautizando a Santa Prisca de Passignano en 1600. En excavaciones se ha encontrado un santuario del siglo II, dedicado a Mitra, sobre el cual se edificó la iglesia actual.

Salimos y nos dirigimos a nuestro punto de partida, por via di Santa Prisca.

Para otro día, dejamos la parte del Aventino en donde se encuentra la Piramide di Caio Cestio, Porta San Paolo, San Saba o el Testaccio.

Terminado nuestro recorrido, yo iría, paseando, a comer o a cenar según el momento del día en que nos encontremos.

Tomamos en Porta Capena la via de San Gregorio Magno, pasamos el Colosseo y seguimos por la via dei Fori Imperiali a piazza Venezia; muy cerquita hay un restaurante rústico romano, La Taverna degli Amici, en piazza Margana 37.

Espero disfrutéis de la historia, del arte, del paisaje y de la gastronomía de este rincón de Roma.

Hasta la próxima.

 Gustavo Caso-López

Educación Física, asignatura pendiente

«¡Contamos Contigo!» era el pegadizo lema de la campaña destinada a promover la práctica del deporte en la España de finales de los años sesenta. Dirigida por un joven Juan Antonio Samaranch, su objetivo era despertar la conciencia deportiva de la población. Pero el programa se enfrentaba a una tarea inmensa ya que existía una gran escasez de medios materiales y humanos para llevarlo a la práctica.

La Constitución de 1978 encarga a los poderes públicos fomentar la educación sanitaria, la educación física y el deporte y atribuye la promoción de éste a las Comunidades Autónomas. Se crea la licenciatura de Educación Física y la asignatura se incluye en el sistema educativo: Colegios, Institutos y Universidades (Ley General de la Cultura Física y del Deporte 1980 y Ley 10/19990, de 15 de octubre). Ciudades y pueblos dan prioridad en sus presupuestos a la construcción de infraestructuras que posibilitan la práctica de una gran variedad de disciplinas deportivas.

Desde aquellos años hasta hoy la mejora de España en el ámbito deportivo es indudable. Basta con echar un vistazo a los éxitos de nuestros deportistas en competiciones internacionales: fútbol, tenis, motociclismo, fórmula 1, baloncesto, balonmano, golf, etc. Cada logro nos llena de alegría, el himno español suena fuera de nuestras fronteras y los nombres de nuestros deportistas se conocen en los lugares más recónditos del planeta. Además, España sigue comprometida con el espíritu olímpico, este verano, en Londres, animaremos a nuestros atletas para que consigan subir al podio y celebraremos el vigésimo aniversario de Barcelona 92 con la ilusión de volver a ser sede olímpica en Madrid 2020.

Los esfuerzos realizados en fomentar el deporte de competición deben continuar al tiempo que se promueve y facilita la práctica del deporte en general. La comunidad científica reconoce unánimemente los beneficios que la actividad deportiva aporta a la salud, a la educación y a la formación integral de las personas, especialmente durante la niñez y adolescencia. Por ello, es necesario que se le reserve un espacio fundamental en el proceso educativo de niños y jóvenes. Los años escolares son cruciales para la creación de estilos de vida activa y saludables.

Hoy en día, la sociedad española se enfrenta a un importante aumento del sedentarismo y de la obesidad que afecta especialmente a los más jóvenes y conlleva graves problemas sanitarios y educativos (Consejo Superior de Deportes www.csd.gob.es/). El gasto de energía en las edades infantiles ha disminuido: una mayoría de los escolares no acuden a sus centros andando; el juego con movimiento, tan habitual y prolongado en épocas menos desarrolladas, se ha reducido al mínimo, incluso durante los recreos, y especialmente, entre los alumnos de Secundaria (más acusado aún en el sexo femenino); muchas de las actividades extraescolares no conllevan gasto de calorías; y, en definitiva, se sigue priorizando el modelo clásico: escuela-casa-deberes-escuela. A esto hay que sumar el tiempo que los niños españoles pasan diariamente viendo la televisión: dos horas y media; y el tiempo que dedican a jugar con videojuegos o conectados a Internet, una media hora adicional.

La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO www.seedo.es ) alerta de la tendencia al alza de la obesidad infantil: 44,5% de los niños españoles padece exceso de peso; esta patología no se ha sabido frenar ni revertir en los últimos quince años. España se sitúa a la cabeza de Europa en obesidad infantil, sólo superada por Italia y Chipre (datos de la última investigación europea en este campo: el estudio IDEFICS). La obesidad se inicia cada vez más frecuentemente en la infancia. La prevalencia de la obesidad entre los 2 y los 24 años se estima en un 13,9%. Así por encima de valores de sobrepeso encontraríamos al 26,3% de la población infantil y juvenil. (Datos Fundación Thao)

Los especialistas en salud y medicina preventiva insisten en la necesidad de unir a una dieta sana la práctica del deporte de manera habitual y eso desde los primeros años de vida. Para ello, los profesionales de Educación Física coinciden en afirmar que esta materia ha de disponer de un espacio en la rutina diaria de los escolares. Porque el deporte no solo es bueno para la salud física sino también para la salud mental del alumno: aporta mayor confianza en sí mismo, mejora la manera de relacionarse con los demás, ayuda a eliminar tensiones, enseña a tener y asumir responsabilidades valorando el esfuerzo propio y ajeno, y prepara psicológicamente para rechazar conductas de riesgo o autodestructivas en la edad adulta.

La recurrente excusa de  falta de tiempo para dedicar al deporte en los colegios e institutos no implica que España ocupe un importante lugar en otras materias cuando se compara con otros países en los foros internacionales. Así se recoge en los distintos informes Pisa (www.pisa.oecd.org ) donde ocupamos el puesto 18 en Lectura (año 2000); puesto 23 en Matemáticas (año 2003); y puesto 23 en Ciencias (año 2006); puesto 26 en Lectura (año 2009) ¿Y si pensáramos que el deporte ayuda a mejorar el rendimiento en lugar de quitar tiempo?…

Existe un importante debate entorno a cómo reorganizar horario y calendario escolares. El objetivo de las instituciones educativas no puede limitarse a la mera enseñanza de contenidos sino que debe ir más allá consiguiendo el desarrollo integral del alumno. El deporte es sin duda una de las disciplinas más efectivas para cumplir este gran reto.

«Lo más importante del deporte no es ganar sino participar, porque lo esencial en la vida no es el éxito, sino esforzarse por conseguirlo».

                                                       Pierre de Coubertin (1863) Pedagogo francés, renovador de los Juegos Olímpicos

Rosa Zeda

Un mal comienzo

Un mercedes 500 SEC de color negro circulaba por el parking. Se detuvo en la plaza número 37 de la segunda planta del amplio garaje. De la puerta del lujoso mercedes salió un hombre de unos 38 años de edad, moreno, bien vestido y con el maletín de cuero que caracteriza a los grandes hombres de negocios de los EEUU. Su nombre, Robert Simpson. Se dirigió hacia el ascensor de la planta. En aquel hombre se apreciaba un actitud vigilante y temerosa. Se le notaba intranquilo, con algún miedo o sospecha. Caminaba lento, como frenando su propio cuerpo, y en tensión.

La puerta del espacioso ascensor se abrió. Estaba vacío; se adentró en él y pulsó el botón que tenía impreso el número 29. Este se iluminó. Las puertas se cerraron y el ascensor comenzó a escalar por el Wessex Building. En la pantalla interior, sobre la botonera de la cabina, podían verse iluminados los números de los pisos por los que pasaba: 12, 13, 14… 26, 27, 28, 29. La cabina se detuvo. Se abrieron las puertas. Robert Simpson salió del ascensor y comenzó a caminar por un largo pasillo saludando a las personas con las que se cruzaba.

En su cara se leía una expresión totalmente distinta a la anterior. Era como si ahora se sintiera a salvo. Parecía un conejo que sintiéndose perseguido por el zorro, logra por fin adentrase en su madriguera.

Llegó al final del pasillo. Saludó a su secretaria que le miraba detrás de la mesa. Ella respondió con un saludo. Se adentró en la puerta que ponía:

ROBERT SIMPSON

DIRECTOR

Tras cruzar el umbral se dirigió a su mesa. Colgó la chaqueta en el perchero y se sentó. Un suspiro de alivio se escapó de su boca.

Pulsó el botón del interfono y se oyó:

—¿Sí, Mr. Simpson?

—Susan, ¿hay algo para mí?

—No, señor, solo un tal Mr. Barker que le está esperando.

—Dígale que pase, por favor.

—Muy bien, Mr. Simpson.

Un hombre de mediana edad y pelo cano se vislumbró debajo de la puerta. Avanzó por el despacho. Mr. Simpson se levantó, estrechó su mano y le invitó a sentarse.

—¿Qué desea Mr. Barkers…?

—Vengo a hablarle de un negocio… dijo mientras abría el maletín que habría puesto encima de la mesa.

—Y bien…, ¿de qué se trata?

Mr. Barker sacó un 45 con silenciador y le disparó en pleno corazón.

Se levantó y salió del despacho despidiéndose educadamente de Susan la secretaria…

Los títulos de créditos empezaron a pasar.

Arturo y Bea se besaron y apretaron sus manos entrelazadas, la película se adivinaba interesante…

Raúl Torres

La Comunera. Una mujer rebelde

 

La Comunera es una novela histórica, magníficamente documentada, inspirada en la figura de María Pacheco. Una mujer, que como reza el subtitulo, fue una mujer rebelde.

Toti Martínez de Lezea recrea la vida María Pacheco, la hija de don Iñigo López de Mendoza (Marqués de Mondéjar y II Conde de Tendilla) y de Francisca Pacheco (hija de Juan de Pacheco, I Marqués de Villena). Entre los datos históricos que se conocen de ella se sabe que adoptó el apellido materno para diferenciarse de dos hermanas que llevaban el mismo nombre.

La novela comienza con la boda de María, cuando contaba quince años. A esta edad esta mujer hablaba griego, latín y tenía buenos conocimientos de Matemáticas, Geografía, Historia y Religión gracias a su padre, un humanista convencido de la necesidad de la cultura.

Se le concertó el matrimonio con un caballero toledano de rango inferior al suyo, un hidalgo, lo que provocó que le retirara la palabra a su padre durante un tiempo. A partir de este casamiento la vida de María cambiará, como cambiará la actitud hacia el esposo que desprecia, por un inmenso amor que se irá forjando a través de los años gracias al afecto y a la ternura que le profesará Juan de Padilla.

Esta preciosa historia de amor sirve de hilo conductor para presentar la historia de las Comunidades castellanas y su enfrentamiento con el rey Carlos I, en una España políticamente convulsa.

La historia oficial retrata a María Pacheco como una persona ambiciosa, que empuja a su marido a enfrentarse al Rey y que prácticamente quiere ser Reina de Castilla.

Martínez de Lezea intenta en esta novela limpiar el nombre de una mujer enamorada e idealista que compartió con su esposo además de amor una ideología política.

La obra concluye con la muerte de María Pacheco, abandonada y condenada a muerte por Carlos I, que nunca la indultó. Muere joven, con tan sólo treinta y cuatro años, y enferma, únicamente asistida por unos cuantos sirvientes.

La Comunera incluye, además de una completa bibliografía con referencias para estudiar y conocer la historia de los comuneros, una cronología para situar al lector en el momento histórico.

Esta obra, además de entretener y documentar, incita al lector a explorar en la historia y conocer los entresijos de un movimiento en el que intervinieron hidalgos y artesanos intentando conseguir unas medidas políticas y económicas más justas por parte de la corona.

Biografía

Toti Martínez de Lezea (www.martinezdelezea.com/index.php) nació en Vitoria-Gasteiz en 1949 y ahora vive en Larrabetzu un pequeño pueblo vizcaíno.

Comenzó su andadura profesional compaginando su trabajo como traductora técnica con el teatro y la televisión. Entre 1983 y 1992 fundo dos grupos de teatro y escribió, dirigió y realizó más de mil programas para niños y jóvenes.

Según ella misma ha confesado empezó a escribir porque un amigo le dijo que no era capaz de escribir un libro, unos guiones sí, pero una novela no. El hecho de que escriba novelas históricas se debe a su gran pasión por la historia heredada de su padre.

Irrumpió en el mundo editorial con su primera novela, La calle de la judería. Tras ella siguieron Las torres de Sancho (1999), La herbolaria (2000), Señor de la guerra (2001), La abadesa (2002), Los hijos de Ogaiz (2002) y La voz de Lug (2003), Leyendas de Eskal-Herria y una novela juvenil, El mensajero del rey.

Toti Martínez de Lezea ha sido distinguida con el Premio Euskadi de Plata en 2002, por el libro más vendido en la Feria de San Sebastián. Un año más tarde consiguió el Premio Pluma de Plata por ser la autora más premiada en la Feria del Libro de Bilbao.